Té MATCHA la más completa guía para aprender a prepararlo de la mejor manera

Té MATCHA la más completa guía

El color verde intenso de los té matcha hace que no pasen desapercibidos en redes sociales, sobre todo en las cuentas de quienes generan contenido relacionado la vida saludable, también conocido como wellness. Pero más allá de su atractivo y fotogénico color, existen varias razones de por qué este pequeño elixir se está consumiendo cada vez más.

Originario de Japón, el matcha está asociado al cha-no-yu, la tradicional ceremonia del té nipona, que se podría traducir en nuestra lengua como “agua caliente para el té”. “Es un té que nace con los monjes budistas en Japón”, explica Solange Treguear, sommelier de té, certificada en Argentina y creadora de El Mundo del Té, un espacio en el que ella realiza curatorías, ventas y asesorías.

“Todo lo que envuelve al matcha es una meditación, desde la plantación y cosecha hasta la elección de las hojas y el rito de prepararlo”, relata. “Las plantas de té matcha se cultivan de manera distinta, las cubren con unas mallas como las de kiwi, para que así la hoja se estrese un poco y genere más clorofila, por eso son más verdes. Luego, su proceso de cosecha también es distinto y muy especial”.

La molienda, por ejemplo, se hace en molinillos de piedra. “Son muy específicos y creados por los monjes budistas, para que la hoja no se queme y así no se pierda la frescura del té verde”, dice Treguear.

Su sabor es altamente intenso, un poco amargo. Según la sommelier de té, “hay que tomarlo varias veces para asimilarlo de verdad”. Lo que a ella le evoca esta variedas es “un intenso sabor a vegetales, muy fuerte; no es como llegar y tomar un té cualquiera”. Al ser una experiencia sensorial potente, se ha transformado para ella —y tantas y tantos otros— en el favorito para empezar el día.

Sus beneficios

Que lo estén tomando todos los gurús healthy o personas que están constantemente cuidando de su figura no es ninguna coincidencia. Efectivamente, el té matcha es sano. “Contiene una serie de compuestos biológicamente activos, como la teína, cafeína y clorofila, además de varios tipos de catequinas”, cuenta Rinat Ratner, nutricionista de la Clínica Alemana-UDD.

Con respecto a las catequinas, “se les atribuye un impacto positivo a la salud asociado a la gran concentración de antioxidantes y su poder antiinflamatorio”. También es fuerte en fibra, minerales y vitaminas B2, C, D, E y K.

“Tiene un valor nutricional mayor en relación a otros té”, detalla, “como también por sus niveles de antioxidantes, ya que tiene un compuesto fenólico que tiene efectos positivos en la salud, capaz de regular eventos asociados a la actividad física y mental”.

Si los monjes tenían toda una ceremonia entorno a este té, es con justa razón. Es una buena alternativa para “relajarnos, pero sin producir somnolencia; para reducir los niveles de estrés, pero aportando energía sin agotar; para favorecer la concentración, pero sin aportar nerviosismo”, describen en un artículo de Vogue. La razón de esto es su alto contenido en L-teanina, un aminoácido que promueve un estado de relajación y bienestar, y que actúa como contrapeso a los efectos nerviosos de la cafeína.

“Para mí, el matcha es ideal para trabajar”, dice Tamara Calvo, directora de La Tetería y leal consumidora. “Además de disfrutar de su sabor, me ayuda mucho a la concentración, a mantenerme focalizada en lo que estoy trabajando”, comenta. Eso sí, como provoca este efecto de alerta, no es recomendable beberlo muy tarde.

 

Lo que debes saber antes de comprarlo

Hoy en día, la oferta de los matcha es variada y existen varias formas de consumirlo. Debido a su alto contenido en antioxidantes, también es utilizado en preparaciones culinarias y hasta productos cosméticos.

Si es en polvo, fíjate en el color

La sommelier Solange Treguar aconseja que si la elección es el formato en polvo, optes por los matcha orgánicos que tengan procedencia japonesa orgánicos frente a los fabricados en China.

“Van a variar los precios”, advierte, pero además del valor, lo ideal es comprobar la coloración del polvillo. “El color tiene que ser verde intenso, casi fosforescente, porque al estar en polvo el matcha se empieza a oxidar. Por ende, entre más fuerte sea su color, más especial y complejo será su sabor, además de tener más beneficios, porque significa que son más frescos y mejor conservados”, especifica.

Si es en polvo, fíjate en el color

La sommelier Solange Treguar aconseja que si la elección es el formato en polvo, optes por los matcha orgánicos que tengan procedencia japonesa orgánicos frente a los fabricados en China.

 

Siempre orgánico

El té matcha también puede venir en bolsita, igual que el ceylan tradicional. “Son súper prácticas y algunas vienen con sabores”, detalla Treguear, pero siempre hay que fijarse en que sea orgánico. “Puedes encontrar con arándanos o miel, incluso versión chai, el famoso té con esencias de cardamomo y nuez moscada, muy rico y práctico”.

“Si el cultivo no es ecológico, pueden encontrarse trazas de compuestos químicos y fertilizantes, como fluoruro, arsénico y plomo, que son absorbidos por la planta del té del suelo circundante”, expresan en matchate.es, un sitio especializado en esta bebida.

Sin leche, para aprovechar los antioxidantes

Los batidos que muchos influencer se hacen con té matcha suelen llevar leche. Frente a esta opción, que se ve deliciosa, hay una advertencia que hace la nutricionista de Clínica Alemana-UDD: “En los estudios se ha evidenciado que cuando hay un 2% de leche o más, se inhibe y disminuye la cualidad antioxidante, que es el factor positivo que ofrece este té”. Si estás buscando aprovechar precisamente este efecto, “lo mejor es que lo consumas sin leche”, puntualiza.

Cuidado con las opciones con azúcar añadida

“Los que vienen listos para disolver generalmente incluyen azúcar”, dice Ratner, “por lo tanto los más recomendables son los que se deben preparar. Al hacer el propio ritual nos aseguramos de no darle calorías extra a la preparación, ya que los efectos beneficiosos del té no serían tales si viene con azúcar”, respalda Ratner.

No hace milagros

El té matcha sí es un producto con grandes beneficios para la salud, pero existe el mito de que puede ayudar a acelerar el metabolismo y aumentar así el gasto de energía, lo que se traduciría en una eventual quema de grasa y una posible pérdida de peso. A pesar de que es un gran producto, no es mágico tampoco.

“Si yo tengo una alimentación con alimentos ultra procesados, ricos en azúcares refinados y grasas saturadas, no existe ninguna posibilidad de que el té matcha genere efectos beneficiosos”, advierte la nutricionista.

“Un alimento solo y aislado no es la panacea y tampoco nos va a garantizar mayor salud”, expresa. Por lo mismom el llamado es a tener un equilibrio a través de una alimentación balanceada, donde la inclusión de este té rico en antioxidantes podrá ser un gran aporte. “Atribuirle propiedades solo a un único alimento no es saludable y no es corrector”, sentencia.

¿Cuándo tomarlo?

Debido a su efecto de concentración y activación, que estimula pero manteniendo la calma, lo ideal es consumir este té durante la primera mitad del día. Los especialistas sugieren beber no más de una a dos tazas diarias.

Hablemos de implementos

Ya sabemos que es un té ceremonial, por lo tanto no es llegar y hervir el agua para disfrutarlo. Si lo consumes de forma tradicional, como polvillo verde, para prepararlo se necesita el chasen, un chasaku y el chawan. ¿Cómo dijo? Se trata, respectivamente, del batidor de bambú, la cuchara especial, también de bambú, que tiene la medida adecuada, y el cuenco para preparar este té, que usualmente es fabricado con una cerámica especial o loza.

¿No se puede revolver con una cuchara metálica? La gracia del chasen, el batidor de bambú, es que “permite que el té se oxigene y que libere su espuma, que es lo rico”, apunta Treguear.

Preparación de este té ceremonial

En este paso a paso, tomamos las recomendaciones de ambas expertas en té para que toda persona que se anime a preparar un matcha por primera vez no fracase en el intento. Si crees que lo estás preparando mal, esta también puede ser una gran oportunidad para que adquieras ciertos trucos que te asegurarán una gran experiencia.

Paso 1

Tomar un gramo de matcha en polvo, que es como la puntita de una cuchara de té o la medida del chasaku, en caso de tener el implemento, verterlo en la taza o chawan. La directora de La Tetería sugiere “aplastar los pelotones o bolitas de matcha que se puedan haber formado”.

Paso 2

Calentar el agua —ojalá filtrada— hasta los 85º grados, “que es justo antes de que empieza a hervir”, añade Teguear. Si se usa agua en ebullición, se corre el riesgo de quemar el té. Verter 30 cc en el recipiente y “preparar una pasta con el chasen, la cucharita de bambú”, como sugiere Calvo.

Paso 3

Luego que tienes la pasta, agregas unos 100 cc más de agua y bates enérgicamente con el chasen. Desde La Tetería comentan que el movimiento es en forma de M —o W, como aconseja la artífice de El Mundo del Té—, pero en ningún caso se bate de forma circular.

La idea de este movimiento es que sea persistente y rápido para que aparezca la espuma. En caso de no tener el artículo de bambú, “tienes que batir con lo que sea (cuchara, tenedor, o batidores) para producir la espuma”, dice Treguear.

A partir del minuto 3:27, en este video del canal Tasty Japan puedes ver cómo es el movimiento descrito por las especialistas. Cuando batas lo suficiente, mediante el movimiento de M o W, podrás notar “una espuma suave y blanquecina de burbujas pequeñas en la superficie”, describe Calvo.

Paso 4

Completar con agua a gusto. Lo recomendado es añadir unos 100c c más para que quede en una medida de 200 cc.

Con leche o algún saborizante

 

Aunque como ya lo advirtió la experta nutrición, la leche puede quitarle los valores nutricionales al té matcha, hay recetas que tientan bastante. Una de las alternativas favoritas de Treguear lleva leche de almendras o de coco. De hecho, hacerlo así es una buena manera de empezar a consumir esta variedad, porque “lo hace un poco más amigable y uno puede ir acostumbrándose a su sabor intenso”, recomienda Treguear, quien prontamente está por lanzar su e-commerce de El Mundo del Té.

“Los matcha latte son para quienes prefieran partir probando algo más familiar”, agrega Calvo, porque “son preparaciones con coco o especias que traen azúcar, y que pueden reemplazar un cortado o un chocolate caliente”.

Si estás en búsqueda de una nueva alternativa para comenzar tu día o activar tu media mañana, el matcha puede ser una opción distinta al café, saludable y, como las expertas coinciden, toda una experiencia.

 

About Author /

Start typing and press Enter to search

ES_ES